Versículos Para Memorizar

0
443
Versículos Para Memorizar
Versículos Para Memorizar

Visite También Nuestra Sección, Apologética y Respuestas a Preguntas Acerca de Apologética

28 de marzo de 2006

A continuación encontrará una lista de versículos que recomiendo debe memorizar para la apologética cristiana. Encontrará que esta puede ser diferente a la suya, pero habrá similitudes. A medida que Dios lo use y dirija, lo que aprenda será diferente a lo que yo aprendo. Por lo tanto, los versículos que tendrá que memorizar, aunque similares, también serán diferentes.

Le sugiero que primero recuerde la ubicación del versículo (es decir, Génesis 1:1) y luego memorice todo el versículo o de qué se trata básicamente. De este modo, no lo perderá.

Génesis

  • 1:1: «En el principio creó Dios los cielos y la tierra».
  • 1:3: «Entonces dijo Dios: Sea la luz. Y hubo luz».
  • 1:26: «Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra».
  • 2:4: «Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día en que el Señor Dios hizo la tierra y los cielos».

Desobediencia y Caída del Hombre

  • 3:3-4: «pero del fruto del árbol que está en medio del huerto, ha dicho Dios: «No comeréis de él, ni lo tocaréis, para que no muráis». Y la serpiente dijo a la mujer: Ciertamente no moriréis»
  • 3:8: «Y oyeron al Señor Dios que se paseaba en el huerto al fresco del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia del Señor Dios entre los árboles del huerto».
  • 4:1: «Y el hombre conoció a Eva, su mujer, y ella concibió y dio a luz a Caín, y dijo: He adquirido varón con la ayuda del Señor».
  • Descendientes de Adán (Génesis 5). 
  • Maldad de los Hombres (Génesis 6).
  • Noé Entra en el Arca: El Diluvio (Génesis 7).
Génesis
11:7:
«Vamos a bajar a confundirlos con diferentes idiomas; así no podrán entenderse unos a otros» (NTV).
12:3:
«Bendeciré a los que te bendigan, y al que te maldiga, maldeciré. Y en ti serán benditas todas las familias de la tierra».
17:1:
«Cuando Abram tenía noventa y nueve años, el Señor se le apareció, y le dijo: Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de mí, y sé perfecto».
18:1:
«Y el Señor se le apareció en el encinar de Mamre, mientras él estaba sentado a la puerta de la tienda en el calor del día».
19:24:
«Entonces el Señor hizo llover sobre Sodoma y Gomorra azufre y fuego, de parte del Señor desde los cielos».
Capítulo 22:
Dios prueba a Abraham
50:20:
«Vosotros pensasteis hacerme mal, pero Dios lo tornó en bien para que sucediera como vemos hoy, y se preservara la vida de mucha gente».
Éxodo
4:11:
«Y el Señor le dijo: ¿Quién ha hecho la boca del hombre? ¿O quién hace al hombre mudo o sordo, con vista o ciego? ¿No soy yo, el Señor?».
6:2-3:
«Continuó hablando Dios a Moisés, y le dijo: Yo soy el Señor; 3 y me aparecí a Abraham, a Isaac y a Jacob como Dios Todopoderoso, mas por mi nombre, Señor, no me di a conocer a ellos».
Éxodo 20:1-17: Los Diez Mandamientos
24:9-11:
«Y subió Moisés con Aarón, Nadab y Abiú, y setenta de los ancianos de Israel; 10 y vieron al Dios de Israel, y debajo de sus pies había como un embaldosado de zafiro, tan claro como el mismo cielo. 11 Mas Él no extendió su mano contra los príncipes de los hijos de Israel; y ellos vieron a Dios y comieron y bebieron».
25:8:
«Y que hagan un santuario para mí, para que yo habite entre ellos».
Levítico
17:11:
«Porque la vida de la carne está en la sangre, y yo os la he dado sobre el altar para hacer expiación por vuestras almas; porque es la sangre, por razón de la vida, la que hace expiación».
18:22:
«No te acostarás con varón como los que se acuestan con mujer; es una abominación».
Números
Capítulo 4: Deberes de los coatitas (Ver también Éxodo 29 y Levítico 8).
12:1:
«Entonces Miriam y Aarón hablaron contra Moisés por causa de la mujer cusita con quien se había casado (pues se había casado con una mujer cusita)».
12:6-8:
«Él dijo: Oíd ahora mis palabras: Si entre vosotros hay profeta, yo, el Señor, me manifestaré a él en visión. Hablaré con él en sueños. 7 No así con mi siervo Moisés;
en toda mi casa él es fiel. 8 Cara a cara hablo con él, abiertamente y no en dichos oscuros, y él contempla la imagen del Señor. ¿Por qué, pues, no temisteis hablar contra mi siervo, contra Moisés?».
Deuteronomio
6:4:
«Escucha, oh Israel, el Señor es nuestro Dios, el Señor uno es».
1º Samuel
Capítulo 28: Saúl y la adivina de Endor
2º Samuel
12:23:
«Pero ahora que ha muerto, ¿por qué he de ayunar? ¿Podré hacer que vuelva? Yo iré a él, pero él no volverá a mí».
24:1:
En 2° Samuel 24:1, Dios incitó a David a que censara a Israel y a Judá. Sin embargo, en 2° Samuel 24:10 David admitió haber pecado al hacer esto y Dios envió castigo sobre la tierra por el pecado de David (2º Samuel 24:12-17). Satanás incitó a David a censar a Israel de acuerdo a 1° Crónicas 21:1. Pero en sí, existieron tres influencias en el corazón de David: Dios, el mismo David y Satanás; sin embargo, David fue el único responsable por lo sucedido.
1º Reyes
8:60:
«a fin de que todos los pueblos de la tierra sepan que el Señor es Dios; no hay otro».
2º Crónicas
7:14:
«pero si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora, busca mi rostro y se aparta de su conducta perversa, yo oiré desde el cielo, perdonaré sus pecados y restauraré su tierra» (NTV).
Job
40:15-24: Descripción de BEHEMOT
Capítulo 41: Descripción de LEVIATÁN
Salmos
5:5:
«Los que se ensalzan no estarán delante de tus ojos; aborreces a todos los que hacen iniquidad».
22:1: Grito de angustia y canto de alabanza. Para el director del coro; sobre ajelet-hasahar. Salmo de David.
«Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandona-do? ¿Por qué estás tan lejos de mi salvación y de las palabras de mi clamor?».
22:11-18: El registro de la crucifixión de Jesús
Salmo 23: El Señor es mi pastor. Salmo de David.
45:6:
«Tu trono, oh Dios, es eterno y para siempre; cetro de equidad es el cetro de tu reino».
51:5:
«He aquí, yo nací en iniquidad, y en pecado me concibió mi madre».
82:6-7:
«Yo dije: Vosotros sois dioses, y todos sois hijos del Altísimo. 7 Sin embargo, como hombres moriréis, y caeréis como uno de los príncipes».
90:2:
«Antes que los montes fueran engendrados, y nacieran la tierra y el mundo, desde la eternidad y hasta la eternidad, tú eres Dios».
Salmo 110: El Señor da autoridad al Rey. Salmo de David.
116:4:
«Invoqué entonces el nombre del Señor, diciendo: Te ruego, oh Señor: salva mi vida».
139:23-24:
«Escudríñame, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis inquietudes. 24 Y ve si hay en mí camino malo, y guíame en el camino eterno».
Proverbios
Capítulo 8: Llamamiento de la sabiduría
16:4:
«Todas las cosas hechas por el Señor tienen su propio fin, aun el impío, para el día del mal».
21:1:
«Como canales de agua es el corazón del rey en la mano del Señor; Él lo dirige donde le place».
31:10-31: Elogio de la mujer hacendosa
Isaías
1:18:
«Venid ahora, y razonemos —dice el Señor— aunque vuestros pecados sean como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; aunque sean rojos como el carmesí, como blanca lana quedarán».
7:14:
«Por tanto, el Señor mismo os dará una señal: He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel».
9:6:
«Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado, y la soberanía reposará sobre sus hombros; y se llamará su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz».
10:21:
«Un remanente volverá, el remanente de Jacob, al Dios poderoso».
14:12-15: Caída del lucero de la mañana.
40:3:
«Una voz clama: Preparad en el desierto camino al Señor; allanad en la soledad calzada para nuestro Dios».
43:10:
«Vosotros sois mis testigos —declara el Señor— y mi siervo a quien he escogido, para que me conozcáis y creáis en mí, y entendáis que yo soy. Antes de mí no fue formado otro dios, ni después de mí lo habrá».
44:6, 8, 24:
«6 Así dice el Señor, el Rey de Israel, y su Redentor, el Señor de los ejércitos: «Yo soy el primero y yo soy el último, y fuera de mí no hay Dios. 8 No tembléis ni temáis; ¿no os lo he hecho oír y lo he anunciado desde hace tiempo? Vosotros sois mis testigos. ¿Hay otro dios fuera de mí, o hay otra Roca? No conozco ninguna. 24 Así dice el Señor, tu Redentor, el que te formó desde el seno materno: Yo, el Señor, creador de todo, que extiendo los cielos yo solo y afirmo la tierra sin ayuda».
45:5:
«Yo soy el Señor, y no hay ningún otro; fuera de mí no hay Dios. Yo te ceñiré, aunque no me has conocido».
48:16:
«Acercaos a mí, escuchad esto: Desde el principio no he hablado en secreto, desde el momento en que sucedió, allí estaba yo. Y ahora me ha enviado el Señor Dios, y su Espíritu».
55:11:
«así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía sin haber realizado lo que deseo, y logrado el propósito para el cual la envié».
59:2:
«Pero vuestras iniquidades han hecho separación entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados le han hecho esconder su rostro de vosotros para no escucharos».
64:6:
«Todos nosotros somos como el inmundo, y como trapo de inmundicia todas nuestras obras justas; todos nos marchitamos como una hoja, y nuestras iniquidades, como el viento, nos arrastran».
Jeremías
1:5:
«Antes que yo te formara en el seno materno, te conocí, y antes que nacieras, te consagré, te puse por profeta a las naciones».
17:9:
«Más engañoso que todo, es el corazón, y sin remedio; ¿quién lo comprenderá?».
18:8:
«pero si esa nación contra la que he hablado se vuelve de su maldad, me arrepentiré del mal que pensaba traer sobre ella».
31:31:
«He aquí, vienen días —declara el Señor— en que haré con la casa de Israel y con la casa de Judá un nuevo pacto».
Ezequiel
18:4:
«He aquí, todas las almas son mías; tanto el alma del padre como el alma del hijo mías son. El alma que peque, esa morirá».
28:12-16: Elegía sobre el rey de Tiro
37:15-23: Reunificación de Israel y Judá
Amós
3:7:
«Ciertamente el Señor Dios no hace nada sin revelar su secreto a sus siervos los profetas».
4:10-11:
«Envié contra vosotros una plaga, como la plaga de Egipto, maté a espada a vuestros jóvenes, junto con vuestros caballos capturados, e hice subir hasta vuestras narices el hedor de vuestro campamento; pero no os habéis vuelto a mí —declara el Señor. 11 Os destruí como Dios destruyó a Sodoma y a Gomorra, y fuisteis como tizón arrebatado de la hoguera; pero no os habéis vuelto a mí —declara el Señor».
Miqueas
5:2:
«Pero tú, Belén Efrata,
aunque eres pequeña entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que ha de ser gobernante en Israel. Y sus orígenes son desde tiempos antiguos, desde los días de la eternidad».
6:8:
«Él te ha declarado, oh hombre, lo que es bueno. ¿Y qué es lo que demanda el Señor de ti, sino solo practicar la justicia, amar la misericordia, y andar humildemente con tu Dios?».
Habacuc
1:13:
«Muy limpios son tus ojos para mirar el mal, y no puedes contemplar la opresión. ¿Por qué miras con agrado a los que proceden pérfidamente, y callas cuando el impío traga al que es más justo que él?».
2:4:
«He aquí el orgulloso:
en él, su alma no es recta, mas el justo por su fe vivirá».
Zacarías
12:10
Lamento por el traspasado
«Y derramaré sobre la casa de David y sobre los habitantes de Jerusalén, el Espíritu de gracia y de súplica, y me mirarán a mí, a quien han traspasado. Y se lamentarán por Él, como quien se lamenta por un hijo único, y llorarán por Él, como se llora por un primogénito».
13:9:
«Y meteré la tercera parte en el fuego, los refinaré como se refina la plata, y los probaré como se prueba el oro. Invocará él mi nombre, y yo le responderé; diré: «Él es mi pueblo», y él dirá: «El Señor es mi Dios».
Malaquías
3:6:
«Porque yo, el Señor, no cambio; por eso vosotros, oh hijos de Jacob, no habéis sido consumidos».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí