¿Rezarle a Dios a Través de Imágenes?

0
226
¿Rezarle a Dios a Través de Imágenes?
¿Rezarle a Dios a Través de Imágenes?

Visite También Nuestras Secciones, Catolicismo Romano y Religiones del Mundo

Abreviaturas: CR: Catolicismo Romano. IC: Iglesia Católica. ICR: Iglesia Católica Romana. CIC: Catecismo de la Iglesia Católica.

Nota: A menos que se diga lo contrario, las citas son tomadas de la Nueva Biblia de las Américas — NBLA.

Por, Luke Wayne
25 de enero de 2017

Título Original: ¿Deben los Cristianos Rezarle a Dios a Través de Imágenes de Jesús, Ángeles y Santos?

¿Deben los Cristianos Rezarle a Dios a Través de Imágenes?

No, pero en el CR, es una práctica común dirigir rezos a las imágenes de Jesús o el crucifijo. También a imágenes de «santos», ángeles y María. Una defensa común para esta práctica es afirmar que tales rezos no son realmente ofrecidos a la imagen. Más bien a Dios a través de la imagen. Por lo tanto, se afirma que tal práctica no es idolatría ni antibíblica porque los rezos son finalmente, ofrecidos solo a Dios. Rendirles culto a esas imágenes o inclinarse ante ellas rezándoles o a la luz de velas e incienso quemado es realmente sólo una forma de ofrecer adoración a Dios a través de la imagen.

¿Se Necesita un Muñeco de Yeso Para Rezarle a Dios?

Aun si la imagen representa un ángel o un humano elevado a «santos», la idea es que ellos son los mensajeros que llevarán el rezo a Dios a nuestro favor. Se dice —finalmente— que el rezo es ofrecido exclusivamente a Dios. Las Escrituras están llenas de advertencias como esta:

  • «Ustedes no se harán ídolos, ni se levantarán imagen tallada ni pilares sagrados, ni pondrán en su tierra piedra grabada para inclinarse ante ella; porque Yo soy el Señor su Dios» (Levítico 26:1 — Énfasis añadido).

Los Católicos ¿NO Adoran a Otros Dioses?

Se nos ha dicho, que estos mandamientos no tienen nada que ver con la práctica CR de levantar imágenes e inclinarse ante ellas porque la Biblia sólo prohíbe esto si usted está adorando la imagen como un «dios» separado. Si uno se postra ante una estatua y dirige sus rezos hacia ella como una forma de rezarle a Dios, se dice que eso es algo completamente diferente con lo que las Escrituras no condenan. Sin embargo, un examen más profundo, muestra que la Biblia condena la veneración a ídolos porque son, demonios. Esto trata directamente con la idea de hacer imágenes que representen a Dios mismo ofreciéndole nuestro culto vicariamente al venerar tales imágenes.

Advertencia de Dios a Israel

Por ejemplo, antes de entrar a la tierra prometida, Dios advirtió a Israel a través de Moisés.

Deuteronomio

4:15-19
  • «El día en que el Señor habló con ustedes de en medio del fuego, en el monte Horeb, no vieron ninguna figura. Tengan, pues, mucho cuidado 16 de no caer en la perversión de hacer figuras que tengan forma de hombre o de mujer, 17 ni figuras de animales, aves, 18 reptiles o peces. 19 Y cuando miren al cielo y vean el sol, la luna, las estrellas y todos los astros, no caigan en la tentación de adorarlos, porque el Señor su Dios creó los astros para todos los pueblos del mundo» (Dios Habla HoyDHH — Énfasis añadido).

Y una vez más:

4:23
  • «Pero tengan cuidado de no olvidarse de la alianza que el Señor su Dios ha hecho con ustedes. No se hagan ningún ídolo ni figura de las que el Señor su Dios les ha prohibido hacer» (DHH — Énfasis añadido).

Objeciones de los Católicos

Algunos católicos objetan que este mandamiento fue temporal debido a que en esa época «… no vieron ninguna figura el día en que el Señor les habló en Horeb de en medio del fuego». Más bien después Dios apareció visiblemente a los profetas y finalmente en la persona de Cristo Jesús. Afirman que esta regla no aplica más debido a que Dios escogió revelarse a Sí mismo en imágenes visibles. Pero si este fuera el caso, Moisés se equivocó al haber escrito Deuteronomio 4:23 porque Dios ya se había revelado a Sí mismo ¡en forma visible! Dios se le había aparecido a Abraham como «… y apareció un horno humeante y una antorcha de fuego …» (Génesis 15:17) y aun, en la forma de hombre. También Jacob vio a Dios aparecer en semejanza de hombre y declaró claramente: «… He visto a Dios cara a cara, y ha sido preservada mi vida» (Génesis 32:30).

¿Cuál es el Punto en Deuteronomio?

No es que Dios nunca se hubiera aparecido en forma visible. Claramente, Dios lo había hecho antes muchas veces. Sin embargo, Moisés explica aquí que Dios escogió hablarles a ellos desde el monte sin ninguna forma. Precisamente, para ilustrar el punto de que ellos no debían adorar a Dios al pretender representarlo con imágenes. Dios puede decidir tomar una forma cuando quiera, pero está por encima y más allá de cualquier forma creada, y no debemos adorarle inclinándonos y rezándole a las cosas que nosotros mismos formamos, incluso, al pretender hacerlo en Su nombre.

Isaías

De igual forma, el profeta Isaías vio «… vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime …» (Isaías 6:1). Esto no impidió a Isaías argumentar contra la idolatría, en parte, sobre la base de que no hay imagen o semejanza con la cual el verdadero Dios pueda ser comparado:

• «¿Con quién van ustedes a comparar a Dios? ¿Con qué imagen van a representarlo?» (Isaías 40:18 — DHH — Énfasis añadido).

El capítulo continúa haciendo un contraste de las imágenes formadas que los idolatras adoran como el Creador quien formó todas las cosas y no puede ser comparado con algo creado. La idolatría no sólo es ridícula. Esta involucra venerar otras cosas antes que a Dios. También es absurda porque no hay semejanza en la creación con la cual podamos comparar correctamente a Dios. Aun si la imagen que adoráramos fuera una imagen de Dios mismo, tanto Moisés como Isaías condenaron esta adoración. Aun después de la encarnación, cuando Dios se encarnó en Cristo Jesús, Pablo menciona un punto similar a los idólatras de Atenas (Hechos 17:22-31).

El Argumento de Pablo

Este argumento no es simplemente que los dioses que adoran los griegos no son realmente dioses. Él va más lejos, mostrando lo absurdo de la idea que podamos representar al Dios que formó todas las cosas por medio de cualquier cosa que un humano pudiera formar. De hecho, en la Biblia hay ejemplos donde las personas crearon imágenes del SEÑOR como objetos directos de veneración; y tales pasajes siempre denuncian esto de forma clara como un pecado. Todos sabemos, cuando Moisés estaba en el monte recibiendo la ley. El pueblo de Israel se volvió hacia Aarón quien les hizo una imagen de un becerro de oro al cual ellos dirigieron su veneración. Note sin embargo lo que Aarón dijo claramente acerca de cuál dios representaría este becerro.

Éxodo 32:3-5

  • «Entonces todo el pueblo se quitó los pendientes de oro que tenían en las orejas y los llevaron a Aarón. Él los tomó de sus manos y les dio forma con buril, e hizo de ellos un becerro de fundición. Y ellos dijeron: ‘Este es tu dios, Israel, que te ha sacado de la tierra de Egipto’. Cuando Aarón vio esto, edificó un altar delante del becerro. Y Aarón hizo una proclama y dijo: ‘Mañana será fiesta para el SEÑOR’».

No se Engañe: NO Celebramos Fiesta a las Imágenes

El becerro estaba supuesto a representar al Dios de Israel que los sacó de Egipto; y se les dijo que la fiesta delante del becerro sería «fiesta para el SEÑOR». Parecería que Israel no tenía la intención de crear un nuevo «dios» totalmente diferente al SEÑOR. La imagen del becerro estaba destinada a ser una imagen de Dios, y la veneración que ellos dirigieron al becerro estaba supuesta a reverenciar el nombre del SEÑOR. Su plan, lamentablemente equivocado, parecía haber estado dirigido a venerar al Dios verdadero, a través de la escultura de un becerro. Sin embargo, Dios no recibió tal veneración, y lo consideró un pecado grave. Del mismo modo, en el tiempo de los jueces se registra el siguiente episodio.

Jueces 17:1-6

  • «En los montes de Efraín vivía un hombre que se llamaba Micaías, 2-3 el cual le confesó a su madre: —En cuanto a las mil cien monedas de plata que te robaron, y por las que maldijiste al ladrón, yo las tengo. Yo fui quien te las robó; pero ahora te las devuelvo, pues te oí decir que las habías consagrado al Señor para mandar hacer un ídolo tallado y recubierto de plata. Y le devolvió la plata. Entonces su madre exclamó: —¡Que el Señor te bendiga, hijo mío! Después que Micaías devolvió el dinero a su madre, ella le entregó a un platero doscientas monedas de plata para que le hiciera un ídolo tallado y recubierto de plata, que luego puso en casa de Micaías. Micaías tenía un lugar de culto en su casa. Y se hizo un efod y dioses familiares, y nombró sacerdote a uno de sus hijos. Como en aquella época aún no había rey en Israel, cada cual hacía lo que le daba la gana» (DHH — Énfasis añadido).

Lo que Observamos en el Pasaje

Observe, una vez más, que el hombre dedicó la plata al SEÑOR e hizo la imagen con el propósito de adorarlo. Más adelante la historia, incluso nombra un sacerdote levita para que sirva delante de esta imagen de plata, alegrándose de que el SEÑOR ciertamente se complacería con él y le bendijera por esto. Él pensó honestamente que esta era una forma apropiada de adorar a Dios. El texto usa esto como un ejemplo de la ignorancia pecaminosa del tiempo de los Jueces. La Biblia clara y repetidamente deja en claro que Dios no quiere que Su pueblo ni lo venere inclinándose ante imágenes ni tampoco, que les rece a estas. Incluso si sus oraciones a las imágenes se entienden como oraciones dirigidas solamente a Dios.

¿Se Complace Dios con tal Adoración o Veneración?

No. Mientras que es cierto que el tabernáculo y el templo contenían imágenes y esculturas de diferentes tipos, el pueblo nunca fue instruido —ni se les permitió— rezarles o quemarles incienso a esas imágenes. Tales obras de arte y estatuas no fueron objetos vicarios de adoración o recipientes de los rezos de Israel. Estamos para orarle a Dios directamente, no a través de imágenes de cosas creadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí