La Doctrina de la Trinidad: ¿Hace de Dios el Autor de la Confusión?La Doctrina de la Trinidad: ¿Hace de Dios el Autor de la Confusión?

Visite También Nuestras Secciones, Religiones del Mundo y Los Testigos de Jehová

Por, Luke Wayne
10 de junio de 2016

Abreviaturas: TdJ: Testigos de Jehová. WBTS: Watchtower Bible y Tract Society

NOTA: A menos que se diga lo contrario, las citas son tomadas de La Biblia de las Américas – LBLA.

Los testigos de Jehová, en su publicación «¿Debería Usted Creer en la Trinidad?», comienzan argumentando que la doctrina de la Trinidad no puede ser cierta porque es difícil de entender. Seleccionan una serie de citas en las que se ha descrito la doctrina de la Trinidad como «un misterio» o «más allá de la comprensión del hombre finito». Por esto, argumentan que la Biblia nos prohíbe ver a Dios de esta manera. Pero la doctrina de la Trinidad, ¿hace de Dios el autor de la confusión? Los TdJ afirman:

  • «La misma revelación divina no permite tal visión de Dios: ‘Dios no es un Dios de confusión …’ – 1ª Corintios 14:33, Revised Standard Version» (¿Debería Usted Creer en la Trinidad? 1984, pg. 5).

Primeramente, es interesante que elijan citar aquí la RSV en lugar de su propia Traducción del Nuevo Mundo, la cual dice:

  • «Porque Dios no es un Dios de desorden, sino de paz» (1ª Corintios 14:33 – TNM).

La Doctrina de la Trinidad: ¿Hace de Dios el Autor de la Confusión?

Note que la TNM registra «desorden» y no «confusión». Esto, niega todo el argumento de la organización. El hecho de que en su propia traducción se lea así, demuestra que conocen perfectamente la verdadera intención de este texto. Se trata de una conducta ordenada en la Iglesia. No de que Dios sea un ser tan pequeño y sencillo que las mentes humanas puedan comprender plenamente Su naturaleza. En un contexto más completo esto dice el pasaje.

1ª Corintios 14:27-35

  • «Si alguien habla en lenguas, que hablen dos, o a lo más tres, y por turno, y que uno interprete. 28 Pero si no hay intérprete, que guarde silencio en la iglesia y que hable para sí y para Dios.

Los Profetas

  • «29 Y que dos o tres profetas hablen, y los demás juzguen. 30 Pero si a otro que está sentado le es revelado algo, que calle el primero. 31 Porque todos pueden profetizar uno por uno, para que todos aprendan y todos sean exhortados. 32 Los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas. 33 Porque Dios no es Dios de confusión, sino de paz, como en todas las iglesias de los santos.

Acerca de las Mujeres

  • «34 Las mujeres guarden silencio en las iglesias, porque no les es permitido hablar, antes bien, que se sujeten como dice también la ley. 35 Y si quieren aprender algo, que pregunten a sus propios maridos en casa, porque no es correcto que la mujer hable en la iglesia».

¿Menciona Este Pasaje la Trinidad de Dios?

¡En lo absoluto! Es acerca de cómo el pueblo de Dios debe comportarse cuando está reunido. Dios no desea la confusión ni el desorden en el culto de Su pueblo. Eso es lo que Pablo quiere decir en este versículo. La forma en que los TdJ traducen el versículo es prueba de que lo conocen. Aún así, eligen sacar las palabras fuera de contexto usando otra traducción sólo para construir este argumento. Es inevitable llegar a la conclusión de que se trata de un engaño deliberado. No obstante, merece la pena profundizar un poco más. ¿Presenta realmente la Biblia a Dios Todopoderoso como un ser simplista que los hombres finitos pueden comprender plenamente? No. Todo lo contrario.

1ª Corintios 2:14

  • «Pero el hombre natural no acepta las cosas del Espíritu de Dios, porque para él son necedad; y no las puede entender, porque son cosas que se disciernen espiritualmente».

La Obra del Espíritu Santo en el Cristiano

Para conocer las cosas de Dios se requiere la obra del Espíritu de Dios. Para el hombre natural no tienen sentido. No podemos entenderlas. De hecho, hasta el gobierno que Dios hace de su creación día a día nos resulta incomprensible.

  • «Truena Dios maravillosamente con su voz; Él hace grandes cosas, que nosotros no entendemos» (Job 37:5 – Reina Valera 60 – Énfasis añadido).

¿Y qué son estas «grandes cosas que nosotros no entendemos»? Si continúa leyendo el pasaje leerá que es la nieve, el aguacero, la lluvia y otros fenómenos meteorológicos:

  • «Él hace que estas cosas sucedan para castigar a las personas o para mostrarles su amor inagotable» (Job 37:13 – Reina Valera 60).

La Biblia reconoce lo limitada que es la comprensión del hombre. Incluso las cosas ordinarias, consideradas correctamente, son demasiado maravillosas para nosotros.

Proverbios 30:18-19

  • «Hay tres cosas que son incomprensibles para mí, Y una cuarta que no entiendo: 19 El rastro del águila en el cielo, El rastro de la serpiente sobre la roca, El rastro del barco en medio del mar, Y el rastro del hombre en la doncella».

Los testigos de Jehová nos reprochan que afirmemos que no podemos comprender a Dios, ¡cuando la Biblia dice que ni siquiera podemos comprender a un barco navegando por el mar o a una serpiente deslizándose por una roca! La verdad es que existen muchas cosas que nos resultan demasiado extraordinarias para comprenderlas, aunque creamos en ellas. Sé lo que supone que la estrella más cercana que veo en el cielo nocturno esté a 25 billones de kilómetros. La verdad, no puedo comprender esa distancia. Un espacio tan vasto está más allá de mi capacidad de comprensión.

¿Qué hay del Átomo y su Núcleo?

Lo mismo puede decirse del tamaño increíblemente pequeño de un átomo o del inmenso poder de su núcleo. Entiendo que estas cosas son ciertas, pero tal pequeñez está más allá de los límites de mi mente. Una energía tan vasta en un punto invisible es más de lo que puedo concebir. De hecho, las Escrituras me dicen que ni siquiera comprendo mi propio corazón (Jeremías 17:9). Todas estas cosas están más allá de la mente limitada del hombre finito, aunque podamos discutirlas con sentido, estudiarlas y afirmar su verdad.

La Naturaleza de Dios: Incomprensible

De igual manera, Su naturaleza es incompresible. No podemos comprenderla. En Su Palabra, podemos entender y aceptar la verdad de lo que Él dice acerca de Sí mismo. Pero esto no significa que entendamos totalmente esas verdades. Una verdad significativa acerca de Dios, es la Trinidad y en cierto sentido es fácil de comprender. Se puede explicar de forma que hasta un niño la puede entender. Cuando niño comprendí lo que mi familia cristiana quería decir con «la Trinidad». Sin embargo, la naturaleza trina de Dios es maravillosa y va más allá de nuestra comprensión. Puedo entender lo que significa Su eternidad u omnipotencia. Pero no puedo comprenderlo realmente. No puedo imaginármelo ni concebirlo porque soy muy finito y limitado, al igual que toda la creación que veo y experimento a mi alrededor.

No Puedo Comprender Su Naturaleza

Si no puedo comprender realmente el tiempo atmosférico, los barcos flotantes o el corazón humano, ¡Cuánto menos puedo esperar comprender la naturaleza del Dios eterno e infinito! De hecho, si ha definido a Dios hasta los límites en que puede comprenderlo plenamente, ya no está hablando del Dios bíblico. Su dios es tan finito como usted.

Sé que Dios es una Trinidad de la misma manera que es eterno, inmortal, omnipotente y bondadoso. En Su Palabra, Dios ha revelado todas estas cosas acerca de Él. Alcanzo tal conocimiento por la fe y tomo, todo lo de Él, al pie de la letra. Fuera del testimonio de las Escrituras y la obra del Espíritu Santo y a quienes pertenecen a Cristo, ninguno de nosotros podría saber verdaderamente todas estas cosas. Y por eso, repito lo de Pablo.

Efesios 3:14-19

  • «Por esta causa, pues, doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, 15 de quien recibe nombre toda familia en el cielo y en la tierra. 16 Le ruego que Él les conceda a ustedes, conforme a las riquezas de Su gloria, el ser fortalecidos con poder por Su Espíritu en el hombre interior; 17 de manera que Cristo habite por la fe en sus corazones. También ruego que arraigados y cimentados en amor, 18 ustedes sean capaces de comprender con todos los santos cuál es la anchura, la longitud, la altura y la profundidad, 19 y de conocer el amor de Cristo que sobrepasa el conocimiento, para que sean llenos hasta la medida de toda la plenitud de Dios».

Por Matt Slick

Presidente y Fundador del Ministerio de Apologética e Investigación Cristiana. Matt obtuvo su Licenciatura en Ciencias Sociales en la Universidad Concordia, en Irvine, California en 1988. Obtuvo su Maestría en Divinidades en el Seminario Teológico de Westminster en Escondido, California en 1991.

Deja una respuesta