Dios y el Sufrimiento Humano en la Watchtower y la BibliaDios y el Sufrimiento Humano en la Watchtower y la Biblia

Visite También Nuestras Secciones, Religiones del Mundo y Los Testigos de Jehová

Por, Luke Wayne
10 de junio de 2016

Abreviaturas: TdJ: Testigos de Jehová. WBTS: Watchtower Bible y Tract Society

NOTA: A menos que se diga lo contrario, las citas son tomadas de La Biblia de las Américas – LBLA.

La Watchtower Bible y Tract Society, comúnmente conocidos como los «testigos de Jehová», enseña, que Dios no tiene un propósito o voluntad en cuanto a los acontecimientos individuales de sufrimiento o tragedia. Ellos enseñan que cuando suceden cosas malas, esto siempre es el resultado de Satanás o del pecado humano. Dios nada tiene que ver en esto y por lo tanto, una persona no puede encontrar consuelo en la voluntad o propósitos de Dios cuando suceden cosas dolorosas, por las cuales «culpar» a Dios.

Citas de la WBTS

Primera Cita
  • «Dios no es responsable por las cosas malas que le suceden a las personas; ni tampoco hace que ellas sufren» (Watchtower, July, 2014 «Bad things happen to good people – Why?»).
Segunda Cita
  • «Los pastores, sacerdotes y maestros religiosos dicen con frecuencia que es la voluntad de Dios que las personas sufran. Algunas afirman que todo lo que le sucede a una personas, incluyendo las tragedias, ya han sido decididas por Dios y que nunca podemos entender por qué. Aun, otros dicen que las personas, incluyendo niños pequeños, mueren para que puedan estar con Dios en el cielo. Pero esto no es cierto. Jehová nunca hace que las cosas malas sucedan« («What Can the Bible Teach us?» pg 117, Watchtower Bible and Tract Society, 2015).
Tercera Cita
  • «¿Puede imaginar a una madre que en forma deliberada le haga daño a su hijo? Al contrario, un padre cariñoso tratará de aliviar el sufrimiento del hijo. De igual manera, Dios no hace que las personas inocentes sufran» (Watchtower Nov. 2012, «Question 3 – Why does God allow me to suffer»).
Cuarta Cita
  • «Dios, ni hace que sucedan cosas malas ni incita a otros para que hagan cosas malas» (Watchtower Nov. 2012, «Question 3 – Why does God allow me to suffer»).
Quinta Cita
  • ¿Sabe usted por las personas cometen el error de culpar a Dios por todo el sufrimiento en el mundo? En muchos casos, ellos culpan a Dios porque piensan que Él es verdadero gobernante de este mundo … El verdadero gobernante de este mundo es Satanás. El Diablo» («What does the Bible Really Teach?». Pg 108 Watchtower Bible and Tract Society, 2005).

Satanás Gobierna Este Mundo. Dios le Entregó el Control

El folleto del 2001, «¿Se interesa Dios por usted?» («Does God Really Care About Us?»), explica detalladamente la creencia de los testigos de Jehová de que cuando Satanás cayó y tentó a la humanidad a pecar, Dios le entregó el mundo y los gobiernos de los hombres caídos a Satanás. Dios lo hizo, para permitir que los hombres y los ángeles caídos causaran libremente todo el sufrimiento que deseen, a fin de demostrar a lo largo de la historia humana que ellos no pueden gobernar el mundo en forma correcta sin Él. En esta enseñanza, Dios no tiene propósito en ninguna tragedia en particular y no provoca el sufrimiento humano. Más bien, le ha dado temporalmente el control de la creación a Satanás hasta el tiempo del juicio final. Así, Dios demostrará de una vez y para siempre que es Él quien tiene el derecho de gobernar Su propia creación. Mientras tanto, no existe propósito ni significado en ninguna tragedia personal. Esto son los actos sin sentido del mal o los accidentes de la insensata torpeza provocada por el control de Satanás y el libre albedrío de la humanidad.

Qué Dice la Biblia Sobre Dios y el Sufrimiento Humano

La Biblia, contraria a las enseñanzas de esta organización, enseña lo siguiente. YHVH Dios declara:

Isaías 45:6-7

  • «para que se sepa desde el nacimiento del sol, y hasta donde se pone, que no hay más que yo; yo Jehová, y ninguno más que yo, que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo Jehová soy el que hago todo esto» (Reina Valera 60 – RVR1960).

Amós 4:6-11

Dios nos da un ejemplo poderoso de lo anterior en el libro de Amós.

  • «Os hice estar a diente limpio en todas vuestras ciudades, y hubo falta de pan en todos vuestros pueblos; mas no os volvisteis a mí, dice Jehová. También os detuve la lluvia tres meses antes de la siega; e hice llover sobre una ciudad, y sobre otra ciudad no hice llover; sobre una parte llovió, y la parte sobre la cual no llovió, se secó. Y venían dos o tres ciudades a una ciudad para beber agua, y no se saciaban; con todo, no os volvisteis a mí, dice Jehová. Os herí con viento solano y con oruga; la langosta devoró vuestros muchos huertos y vuestras viñas, y vuestros higuerales y vuestros olivares; pero nunca os volvisteis a mí, dice Jehová. 10 Envié contra vosotros mortandad tal como en Egipto; maté a espada a vuestros jóvenes, con cautiverio de vuestros caballos, e hice subir el hedor de vuestros campamentos hasta vuestras narices; mas no os volvisteis a mí, dice Jehová. 11 Os trastorné como cuando Dios trastornó a Sodoma y a Gomorra, y fuisteis como tizón escapado del fuego; mas no os volvisteis a mí, dice Jehová».

Lo que Dios SÍ se Atribuye

Dios se atribuye el hambre, la sed, la corrosión, la enfermedad, y en el versículo diez Dios incluso se adjudica el haber cometido las acciones violentas de sus enemigos. Cuando sus jóvenes y caballos murieron a espada, Amós dice que, de hecho, Dios les hizo eso. Simplemente no se puede decir que Dios no hace que las cosas malas le sucedan a la gente mala. ¡Él lo hace, y Él es justo y recto cuando lo hace!

¿Solo en Caso de Castigo?

Tampoco podemos decir que Dios solo trae sufrimiento cuando castiga el mal. Juan 9 registra una ocasión de cuando Jesús y Sus discípulos encontraron a un ciego que mendigaba en las calles. Sus discípulos querían entender por qué este mendigo había nacido ciego. ¿Fue el hombre mismo castigado o fueron sus padres castigados con un hijo ciego? La respuesta que dio Jesús es a la vez sorprendente e instructiva:

  • «Ni este pecó, ni sus padres; sino que está ciego para que las obras de Dios se manifiesten en él» (Juan 9:3).

El Propósito Claro de Dios

Más adelante el relato, sabemos que este era un hombre adulto. Había vivido toda su vida como un mendigo pobre, humilde y ciego. Jesús no dice que Satanás le hizo esto, o que fue una triste consecuencia de un mundo caído. Además, niega que fuera un castigo por el pecado. Todo lo contrario. Él dice que este hombre nació ciego por un propósito claro. El sufrimiento de este hombre había sido permitido para que las obras de Dios pudieran manifestarse en Él. ¿Es eso cruel por parte de Dios? ¡El hombre ni siquiera lo pensó! Él glorificó a Dios por el gran milagro y, ¡anhelaba seguir a Jesús y ser Su discípulo! Los testigos de Jehová fallan en entender que existe un gran consuelo cuando nuestros sufrimientos no son insignificantes ni son insensatos, sino que tienen un propósito y un significado en un Dios que realmente tiene el control.

El Sufrimiento y el Evangelio: Dios y el Sufrimiento Humano en la Watchtower y la Biblia

Claro está, que el ejemplo más grande de todos es el mismo sufrimiento de Jesús. Dios el Padre envió a Su Hijo con el propósito explícito de morir por los pecados de todos los que se arrepientan y crean en Él. Antes de que alguno de esos hombres eligiera su mal camino para asesinar al único hombre verdaderamente inocente que haya vivido alguna vez, Dios ya lo había planeado de antemano para lograr el mayor bien en toda la historia de la humanidad.

  • «Porque en verdad, en esta ciudad se unieron tanto Herodes como Poncio Pilato, junto con los gentiles y los pueblos de Israel, contra Tu santo Siervo Jesús, a quien Tú ungiste, 28 para hacer cuanto Tu mano y Tu propósito habían predestinado que sucediera» (Hechos 4:27-28).

¿Es Dios Injusto al Enviar a Su Hijo a Morir por Nuestros Pecados?

El mismo evangelio se centra en el hecho de que Jesús Cristo fue enviado a morir por los pecadores indignos. Esto significa que el acontecimiento de la muerte injusta de Jesús también fue el plan y la voluntad de Dios para la gloria de Su nombre y el bien de Su pueblo. Si Dios no tiene voluntad, propósito y plan en el sufrimiento y aun en los actos malvados de los hombres, entonces, ¡no hay evangelio! Pero sí hay evangelio. Cristo murió por los injustos por el plan y propósito de Dios, y Él tiene un plan y un propósito en los sufrimientos de Su pueblo. Por lo tanto, podemos tener un gran consuelo en medio de la adversidad si nuestras vidas descansan totalmente en Él.

  • «Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a Su propósito» (Romanos 8:28).

Por Matt Slick

Presidente y Fundador del Ministerio de Apologética e Investigación Cristiana. Matt obtuvo su Licenciatura en Ciencias Sociales en la Universidad Concordia, en Irvine, California en 1988. Obtuvo su Maestría en Divinidades en el Seminario Teológico de Westminster en Escondido, California en 1991.

Deja una respuesta