Visite también nuestra Sección, Jesús Cristo
Visite también nuestra Sección, Cristianismo

La razón por la que Jesús diría esto (Mateo 27:46) es que Él era un hombre además de divino, y como hombre, fue nacido bajo la ley (Gálatas 4:4) y por un tiempo fue menor que los ángeles en Su condición humana (Hebreos 2:9). A veces, las personas no se dan cuenta de que Jesús, siendo un hombre bajo la ley, tendría a alguien a quien llamar Dios y Padre, alguien a quien adoraría, etc., porque en ese momento de Su humanidad, estaba bajo la ley, la cual requería adorar y orar a Dios.

Una vez más, Jesús tiene dos naturalezas distintas, la divina y la humana. A esto lo llamamos unión hipostática y se ejemplifica en algunos versículos como los siguientes:

  • «En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios» (Juan 1:1).
  • «Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad» (Juan 1:14).
  • «Porque toda la plenitud de la Deidad reside corporalmente en Él» (Colosenses 2:9).
  • «Pero del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, es por los siglos de los siglos, y cetro de equidad es el cetro de tu reino» (Hebreos 1:8).

Por Matt Slick

Presidente y Fundador del Ministerio de Apologética e Investigación Cristiana. Matt obtuvo su Licenciatura en Ciencias Sociales en la Universidad Concordia, en Irvine, California en 1988. Obtuvo su Maestría en Divinidades en el Seminario Teológico de Westminster en Escondido, California en 1991.

Deja una respuesta